Almendra fue el primer álbum de estudio de la banda compuesta por Luis Alberto Spinetta, Rodolfo García, Emilio del Guercio y Edelmiro Molinari, publicado en 1969.

Los directivos de la discográfica RCA querían que la portada del disco fuera una foto de los músicos, para que se hicieran conocidos, pero la propuesta de la banda era otra.

Según palabras de Spinetta: “Yo había dibujado un original súper laburado. Y los tipos de la grabadora nos empezaron a bicicletear, diciendo que no sabían dónde lo habían guardado. Pero nosotros no íbamos a permitir que el disco saliera sin ese dibujo. Pasaba el tiempo y no aparecía, no aparecía. Entonces, exigimos ver el original. Agarramos al productor de ese momento y lo presionamos hasta que nos confesó que lo habían tirado. Me volví loco, pero como tenía el dibujo bien claro en mi cabeza, fui volando a casa y lo hice de nuevo. Quedó tal cual.”

El dibujo rompió con las tapas de los años ´70. Y los nombres en la contratapa eran simbolitos, una lágrima, un ojo o una flecha.  “Yo siempre traté de defender mi creación como individuo, porque eso es patrimonio de cada uno”.

Fuente: “A Todo Volumen. Historias de Tapas del Rock Argentino”.

Sebastián Ramos. 2a ed. Bs. As. 2015.

REMERA ALMENDRA (STR040)
$420,00
REMERA ALMENDRA (STR040) $420,00

Almendra fue el primer álbum de estudio de la banda compuesta por Luis Alberto Spinetta, Rodolfo García, Emilio del Guercio y Edelmiro Molinari, publicado en 1969.

Los directivos de la discográfica RCA querían que la portada del disco fuera una foto de los músicos, para que se hicieran conocidos, pero la propuesta de la banda era otra.

Según palabras de Spinetta: “Yo había dibujado un original súper laburado. Y los tipos de la grabadora nos empezaron a bicicletear, diciendo que no sabían dónde lo habían guardado. Pero nosotros no íbamos a permitir que el disco saliera sin ese dibujo. Pasaba el tiempo y no aparecía, no aparecía. Entonces, exigimos ver el original. Agarramos al productor de ese momento y lo presionamos hasta que nos confesó que lo habían tirado. Me volví loco, pero como tenía el dibujo bien claro en mi cabeza, fui volando a casa y lo hice de nuevo. Quedó tal cual.”

El dibujo rompió con las tapas de los años ´70. Y los nombres en la contratapa eran simbolitos, una lágrima, un ojo o una flecha.  “Yo siempre traté de defender mi creación como individuo, porque eso es patrimonio de cada uno”.

Fuente: “A Todo Volumen. Historias de Tapas del Rock Argentino”.

Sebastián Ramos. 2a ed. Bs. As. 2015.